Para Ateos y Agnósticos

¿Qué, si yo no creo en Dios?

Las experiencias y creencias espirituales expresadas por miembros de Comedores Compulsivos Anónimos (OA) son tan variadas como aquellas encontradas en toda la sociedad. Algunos miembros tienen orientaciones espirituales; sin embargo, otros han llegado a OA con una historia de conflictos religiosos o no aceptan el concepto de Dios.

Trabajar el programa de recuperación de OA es un proceso muy personal. No todos pensamos igual. Como se establece en Los Doce Pasos y las Doce Tradiciones de Comedores Compulsivos Anónimos en la pag. ix: “Nuestros lazos comunes son dos: la enfermedad de comer compulsivamente con la que todos hemos sufrido, y la solución que estamos encontrando al vivir según los principios encerrados en estos Pasos.” Esto es lo que nos une en OA. Diferencias en lo que se refiere a un concepto espiritual, o la falta de él, no nos impide trabajar el programa. Como dice la 3ª Tradición, si nosotros tenemos el deseo de dejar de comer compulsivamente, hay un sitio para nosotros en OA. Así pues, no tenemos que explicar o defender nuestras creencias personales incluso si ellas difieren de la opinión de la mayoría.

“Creo que asumimos con naturalidad que las personas que se llaman a sí mismas ateas o agnósticas no son personas espirituales. Aquí yacen las bases para la confusión”.

Mente abierta es nuestra contraseña, como leemos en Los Doce Pasos y las Doce Tradiciones de Comedores Compulsivos Anónimos (OA), pg. 13-14:

“OA no nos dice que tenemos que creer en Dios, sólo que un Poder superior a nosotros mismos puede devolvernos el sano juicio. Nos invita a definir a ese Poder como queramos y que nos relacionemos con él de la forma que nos funcione mejor. OA solamente sugiere que permanezcamos abiertos al crecimiento espiritual … “Aprendimos que podíamos ‘actuar como si’. Eso no significaba que íbamos a ser falsamente piadosos o a pretender que creíamos en Dios cuando no lo hacíamos. Significaba que éramos libres para dejar a un lado argumentos teológicos y examinar la idea del poder espiritual a la luz de nuestra propia desesperada necesidad de ayuda en nuestras vidas”.

Después de todo, las experiencias de aquellos que trabajan este programa con su propio concepto de un Poder Superior, demuestran que este programa funciona a pesar de la interpretación personal  de ese poder. Claridad, paz mental y crecimiento son algunos de los resultados añadidos del programa de recuperación de OA. Cuando seguimos en el programa y aplicamos estos principios para mantener una comprensión personal de un Poder Superior, ¡estas ricas recompensas son nuestras! Estas son realmente buenas razones para “seguir viniendo”.